17.4 C
Resistencia
InicioSociedad«Es una vergüenza que el pueblo no acompañe a familias de las...

«Es una vergüenza que el pueblo no acompañe a familias de las víctimas»

La mamá de Cecilia encabezó la marcha con el pedido de justicia por los docentes quitilipenses asesinados el 8 de marzo.
QUITILIPI (Agencia). Se llevó a cabo en esta ciudad una nueva marcha por justicia a seis meses de los crímenes de la maestra Antonella Altamirano y el profesor Evaristo Saux. Esta vez se contó con el acompañamiento de la señora Gloria Romero, quien interpeló a la comunidad por la falta de compromiso en el acompañamiento a los familiares de las víctimas.

«Cuando ganan un partido de fútbol o viene un grupo de cumbia esta plaza seguramente se debe llenar», consideró. La madre de Cecilia Strzyzowski ratificó también su postura en relación al gobernador Capitanich, argumentando: «Si gana, al otro día estarán los Sena en su casa manejando todo».

La concentración se inició en el «banco rojo» de plaza Evita y recorrió las calles céntricas con pancartas. Tras un alto para oraciones en la Parroquia San Antonio continuó la movilización hasta la plaza central frente al municipio. Allí familiares y amigos de los docentes volvieron a recordar anécdotas y a elevar su pedido de justicia por el doble crimen. »

JUGARSE LA VIDA POR TU VECINO ES MUCHO»

Gloria Romero expresó su tristeza por la escasa presencia de vecinos y pidió que las iglesias de todos los credos incentiven a su gente en el compromiso con los que sufren. «¿Dónde está el buen samaritano, que nos deja solos? La indiferencia es lo peor; cuando hay indiferencia hay complicidad con un delito muy grave. Les pido a los curas y a los pastores que para la próxima marcha llenen esta plaza», señaló.

Consideró esto de importancia para la bajada de medios de comunicación nacionales que hagan que la justicia actúe rápidamente como en el caso de Cecilia. Luego insistió: «Yo hago 200 kilómetros para venir a acompañar a la mamá y ustedes están a 20 metros y no vienen. Después se van a confesar, yo que el cura les cierro las puertas. También deberían venir todos los pañuelos verdes, amarillos y rosas a comprometerse, a defender a un pibe que se jugó la vida por una mujer, que si hubiera sido indiferente estaría en su casa tranquilo mirando tele; es un ejemplo para Quitilipi y todos deberían estar peleando por él, jugarse la vida por tu vecino es mucho y que su pueblo no lo acompañe es una vergüenza, una tristeza», enfatizó.

«Cuando juzguen a una mamá, caminen en sus zapatos»

QUITILIPI (Agencia). La señora Romero explicó después sobre su reunión con el gobernador, asegurando que nunca cambió su discurso y que le dijo las cosas en la cara. «Lo veo y tiene grabado en la frente «Emerenciano»; sigo diciendo que no lo voten, que voten a Zdero porque si Capitanich gana, al otro día están los Sena en su casa manejando todo con el control remoto; si no quieren verlo lo van a sufrir de nuevo cuando empiecen a desaparecer personas otra vez. Continuó relatando: «La gente se enojó por eso y juzgó, dijo que me compraron ¿A ustedes les parece que me compraron?», indicó.

«NO SE LO DESEO NI A MARCELA ACUÑA»

Gloria insistió en el pedido a las iglesias. «Se persignan y después dejan a una madre o un padre solos. El compromiso máximo que tenés es amar a tu prójimo como a ti mismo. ¿Te gustaría que te pase lo mismo? No, ustedes no tienen ni idea del dolor y el vacío que se siente, de despertarse en la mañana y sentir que no podés respirar. Yo no se lo deseo ni siquiera a Marcela Acuña, lo juro por Dios y por mi hija».

Recordó también los duros momentos iniciales de su calvario. «Cuando me fui a enfrentar a la gente de Emerenciano, los provoqué, porque a veces un balazo te va a quitar el dolor. Ese fue mi primer acto suicida, pero por suerte tengo todo un equipo que me protege y me sacó adelante. Así que cuando juzguen a una mamá primero caminen en su zapato», concluyó.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS