18.4 C
Resistencia
InicioSociedadImperdonable acto racista de policías a un niño de 9 años en...

Imperdonable acto racista de policías a un niño de 9 años en una escuela de Bélgica

La tarde del martes 5 de septiembre, en el patio de la escuela especial de Ham-sur-Heure (Nalinnes), Mathis, de 9 años, fue objeto de insultos racistas – «negro sucio», «chocolate gratinado»- por parte de otro niño, frente al personal docente y educativo. Ante la pasividad de sus maestros, el niño se enfadó. Ante esta situación, la dirección del colegio no dudó en llamar a la policía, que no tardó en golpear al niño de 9 años, inmovilizándolo contra la pared con las manos a la espalda y tirándolo al suelo justo antes de que llegara la madre.

La escena fue filmada por la madre y difundida en varios medios de comunicación belgas en los últimos días. En el vídeo, particularmente violento, se puede ver al niño en el suelo, bajo el peso de un policía que le pregunta si «está tranquilo» antes de soltarlo finalmente. Según el niño, mientras le tiraba al suelo, el policía le dijo: «Quiero que tu madre te encuentre en esta posición», «si viene ella y se porta mal, yo también la tirarÉ al suelo», informa el medio Bruxelles Dévie.

Mientras la escuela se defiende de forma escandalosa, explicando que no tenía otra forma de calmar al niño y afirmando que lo trataba de forma «benévola», la madre de Mathis, que filmó la escena y protestó por la forma en que la policía trató a su hijo, se encuentra ahora amenazada con acciones legales por parte de la policía. Un alto responsable de la policía declaró en los medios públicos la semana pasada: «La madre del menor decidió filmar la escena y hacer lo que se conoce como un golpiza, mientras que la policía simplemente estaba haciendo su trabajo y haciendo todo lo posible para proteger la seguridad tanto de la dirección que hizo la llamada como del menor». Por su parte, la fiscalía de Charleroi «ha confirmado que se ha abierto un expediente por indisciplina a raíz del comportamiento del niño».

En una entrevista concedida al medio independiente Brussels Dévie, la madre describió el trauma de su hijo: «Mathis es fuerte, pero está destruido […] Me dice: ’Mamá, el policía está sobre mí, cuando duermo veo al policía sobre mí’». La prensa burguesa prestó poca atención a este punto, e incluso se tomó la libertad de abrir un debate sobre la legitimidad de esta violencia. El jueves pasado, la RTBF (radio y televisión) dedicó un programa de radio a la pregunta: «Debate: Mathis, de 9 años, fue tirado al suelo por la policía en su escuela, ¿cuán ofensiva es esta acción?», dando la palabra a numerosos oyentes que reivindicaban la violenta intervención policial. El tratamiento del caso fue especialmente racista.

Aunque este acto contra un niño es especialmente llamativo, forma parte de una larga tradición de violencia racista de Estado que deshumaniza a las personas racializadas desde una edad temprana. En este sentido, es difícil no mencionar los recientes asesinatos de adolescentes a manos de la policía en Francia, ya sea [Nahel, 17 años, muerto a tiros por la policía en Nanterre-https://www.revolutionpermanente.fr/Je-te-tire-dans-la-tete-un-policier-tue-un-lyceen-de-17-ans-pour-refus-d-obtemperer-a-Nanterre] o, muy recientemente, Sefa, de 16 años, con muerte cerebral tras ser atropellado por la policía en Yvelines.

De Bélgica a Francia, hay que denunciar y organizarse contra el racismo de Estado, que sólo se hace más duro en tiempos de crisis. Desde este punto de vista, el movimiento obrero y la izquierda deben pronunciarse claramente para denunciar esta violencia, pero también para organizarse junto a los colectivos antirracistas frente a la represión y la violencia policial.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS