18.4 C
Resistencia
InicioSociedad“Me arruinó la vida”: una mujer denunció a una médica de La...

“Me arruinó la vida”: una mujer denunció a una médica de La Plata por un caso similar al de Silvina Luna

La víctima, Silvina Bravo, sufrió secuelas irreversibles por un tratamiento que le hicieron con químicos no autorizados. Imputaron a la médica Viviana Andrea Soria por “lesiones culposas”.

09 de septiembre 2023, 08:25hs

Silvina Bravo sufrió graves secuelas tras un tratamiento estético. Le inyectaron químicos no autorizados. (Foto: gentileza Clarín).

Silvina Bravo sufrió graves secuelas tras un tratamiento estético. Le inyectaron químicos no autorizados. (Foto: gentileza Clarín).

Una mujer platense de 46 años denunció a una médica por inyectarle químicos no autorizados durante un tratamiento estético en una clínica del centro de la ciudad, en un caso muy similar al de Silvina Luna. Según dijo, como la actriz, modelo y bailarina que murió días atrás tras pasar por las manos de Aníbal Lotocki, sufre graves problemas de salud desde entonces.

Silvina Bravo, la víctima, afirmó que en 2019 la médica Viviana Andrea Soria le inyectó “hidroxibenceno” o “fenol” durante un tratamiento en los glúteos, un compuesto que busca los mismos efectos que el metacrilato que le pusieron a Luna. Desde entonces, la vida de Bravo se convirtió en un infierno.

Leé también: Los detalles del día que Silvina Luna descubrió que le quedaba poco tiempo de vida y el consejo de su médico

Según indicó el diario Clarín, la mujer tuvo que dejar su trabajo de profesora de Educación física, la abandonó su pareja y está todo el tiempo de recorrida por consultorios médicos para tratar de revertir las consecuencias de la práctica que se hizo en el centro “La Santé Medicina estética”, de calle 3 entre 56 y 57. . Algunos días el dolor es tal que no puede siquiera caminar.

Los síntomas que padece Silvina Bravo

Bravo “sufrió diversas lesiones físicas y emocionales” tras el tratamiento. Los síntomas van desde sudoración extrema, inflamación en todo el cuerpo, granulomas con pus, caída de pelo, sangrado bucal, eccemas y estrías rojas, varices, queloides, líquido en el hígado hasta hemorroides y deshidratación de la columna.

“Fue un trastorno tras otro. Comenzó un padecimiento diario. Me arruinó la vida”, dijo Silvina Bravo, que se hizo el tratamiento que Soria promocionaba como microinyecciones de “hidroxilit endopeel, un supuesto “nuevo proceso” para mantener tersa y suave la piel.

Imputaron a la médica por “lesiones culposas”

La médica fue imputada por el delito de “lesiones culposas derivadas de la negligencia profesional” y el expediente fue elevado a juicio oral.

El fiscal Fernando Padován consideró acreditado que la profesional aplicó a Bravo “una sustancia química denominada “hidroxibenceno” o “fenol” sin realizarle ni pedirle estudios previos, además de que dicho producto no estaba autorizado por organismos nacionales ni internacionales (Anmat, FDA, Comunidad Económica Europea y resolución GTMC 62/14 del Mercosur), destacando que la ONU lo clasifica como materia tóxica case 6.1″.

Silvina Luna murió el 31 de agosto tras sufrir durante años las secuelas de la inyección de metacrilato por el médico Aníbal Lotocki. (Foto: archivo TN).

Silvina Luna murió el 31 de agosto tras sufrir durante años las secuelas de la inyección de metacrilato por el médico Aníbal Lotocki. (Foto: archivo TN).

El abogado de la víctima, Dante Chirino, también hizo una presentación en el Colegio de Médicos de La Plata. Soria tiene un sumario abierto en el tribunal de Ética desde entonces pero todavía sigue habilitada para ejercer.

Leé también: El fuerte cruce entre Fernando Burlando y la abogada de Aníbal Lotocki por la muerte de Silvina Luna

La muerte de Silvina Luna fue un golpe duro para Silvina Bravo. “Sentí que me iba a pasar lo mismo. Estuve aterrada y no paraba de llorar. Estoy pasando una pesadilla por culpa de una médica que resultó un monstruo”, afirmó.

Por eso, decidió hacer público su caso. Según dijo, Soria dirige otra instituto de estética en La Plata y Bravo quiere “que nadie pase los traumas que atraveso por culpa de esta mujer que no debería ejercer nunca más”.

“Sólo me queda como aliento para seguir, la presencia de mis nietos y mis afectos. Cuando puedo los llevo a la plaza. Antes estaba en el gimnasio, hacía deportes, actividades todo el día. Ahora sólo puedo acompañarlos unas cuadras cuando me visitan. Es lo único que puedo hacer”, dijo Silvina.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS